domingo, 11 de septiembre de 2011

Días 10, 11 Bangkok y vuelta a Zaragoza

Estos últimos días no hemos podido escribir porque llegábamos al hotel agotados.
Aprovechamos el tiempo que nos quedó en Bangkok a ver algún templo más como Wat Arun, donde ya cansados de pagar entrada nos colamos aprovechando que la de la entrada estaba dormida. Nos subimos al chedi central con unas escaleras muy altas que daba bastante mieditis al bajar. Hasta que un español dijo: "a ver quién es el primero que tiene..." y dijo Alex: "huevos a bajar" y bajó Alex con su orgullo maño. 

Por cierto, cuando llegamos exhaustos arriba del todo, tuvimos una conversación con un segurata tailandés (traducido al español):
- Segurata: Ticket.
- Alex (haciendo que busca en los bolsillos) : mmm.. ticket..mmm... no sabíamos que teníamos que pagar. Damos una vuelta a ver esto y pagamos cuando bajemos.
- Segurata: ok, ok.
Al final nos fuimos sin pagar, obviamente. ese día tampoco pagamos en el barco porque la revisora no tenía cambios, así que fue redondo.
También visitamos el Wat Indrawihan que tiene el buda más alto de Bangkok, de 32 m de altura.


Para finalizar el viaje, nos dimos un masaje. Thai massage para Rebeca y foot massage para Alex de una hora cada uno. A mí (Rebeca) me retorcieron todo lo que quisieron y más, creo que no quedó un músculo en mi cuerpo sin estirar.Alex estuvo a punto de devolverle una hostia (palabras textuales de Alex) cuando le dio un puñetazo en la cabeza y le martirizó con un palo en los pies (le ha dejado una moradura).
En fin, que aquí acaban nuestras aventuras escritas, lo demás os lo contaremos de viva voz. En el viaje de vuelta sólo reseñar como anecdótico la cacheada que me hicieron a mí en el aeropuerto de Ámsterdam donde hacíamos escala. Me miraron hasta en el sujetador. Y nada más salir del avión unas machacas de polis sujetaban a Rex que olisqueaba a todo el que pasaba. al de delante lo pararon porque su bolsa debía oler raro (menos mal que la nuestra de la ropa sucia iba facturada).
En resumen, nos ha gustado mucho Tailandia y ha sido una buena elección como primera visita al continente asiático, como nos dijo Mauge. Nos ha encantado la amabilidad de su gente, su comida, su naturaleza y ciudades en general.

martes, 6 de septiembre de 2011

Día 8 y 9: Ayutthaya y Bangkok

Ayer pasamos el día en Ayutthaya, una pequeña ciudad a unos 85 km de Bangkok muy tranquilita, antigua capital de Siam (Tailandia). Fue destruida por el ejército birmano y por ello cuenta con las ruinas de la vieja ciudad dignas de visitar. Nos ha gustado mucho porque además hay muchas zonas verdes y está muy bien ciudado. Nos alojamos en un hotelito (Promtong Mansion) regentado por un suizo y su mujer tailandesa muy simpáticos que nos trataron genial y nos alquilaron dos bicis por 1,25€ el día para visitar los sitios principales. Si la moto parecía peligrosa, para mí la bici lo fue más teniendo en cuenta que aquí conducen por la derecha y me costaba hacer las rotondas y seguir por el carril correcto.



Fuimos a comer a una especie de vips tailandés y como aquí tienen la mala costumbre de poner el aire acondicionado muy fuerte no me sentó muy bien. Alex estaba muerto y decidimos ir a descansar al hotel. Buena decisión porque cayó un tormentón de miedo. Al viajar en el tren vimos algunos pueblos inundamos y ya nos veíamos cambiando la bici por una barca. Eso sí, cuando termina de llover parece que no ha pasado nada; se nota que están acostumbrados a estas situaciones. Ya tarde salimos a cenar algo y a pesar de que Alex nos veía comprando la cena en el seven eleven, me hizo caso y nos sentamos en un puestecito donde comen los locales. La verdad que es donde mejor se come y baratísimo (2€ los dos). La comida es muy buena porque combinan muchos sabores y especias y todo bastante picante. Al volver al hotel vimos un bar con una terraza donde había universitarios bebiendo y fumando sishas y nos sentamos a tomar una Leo tamaño big para los dos, la tercera marca de cerveza de por aquí. De vuelta al hotel fuimos amenazados por una banda de perros callejeros que iban apareciéndose uno detrás de otro, pero llegamos enteros al hotel. Por aquí los perros cunden mucho y se echan en medio de calle a dormir. Ya os contaremos más detalles. Hoy por la mañana hemos visitado otros sitios que nos quedaron pendientes por Ayyuthaya, entre ellos los elefantes, aunque no nos apetecía subirnos. A las 13h hemos cogido un minibus para bangkok. Decidimos venir directamente a la capital porque aún nos quedaba mucho por ver y temíamos que en un sitio de playa nos lloviese. Buena elección porque al llegar ha caido otro tormentón. No ha pillado en la estación del metro (mejor dicho, tren elevado) y estábamos a salvo. Muy contentos por el hotel y su ubicación y a patear la capital. Me ha llamado mucho la atención el barrio árabe de Nana. Me choca muchísimo ver a tailandesas musulmanas aunque allí abundaban los hindús. Nosotros también les llamamos la atención a los menos acostumbrados a ver turistas y a veces nos hacen fotos. Bueno muchas gracias por los comentarios y por leernos. Las fotos no las podemos editar bien pero ya las veréis a la vuelta.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Días 6 y 7: Chiang Mai- Chiang Rai-Triángulo de Oro- Chiang Mai

Este sabado lo hemos aprovechado para terminar de ver los sitios importantes de Chiang Mai. Aun siendo casi 45 veces mas pequeña que Bangkok tiene casi 300 Wat. Los tienen impecables y trasmiten mucha paz, aunque esperaba mas espiritualidad.
Tambien hemos cambiado de hotel, ya que no nos ibamos a quedar mas en Chiang Mai, y este tambien tenia piscina asi que chapuzón al canto.
Ya por la tarde hemos ido a coger una excursión hacia el norte de Tailandia, para visitar El triángulo de Oro, The White Temple y los baños termales.
Como peculiaridad de hoy, un tailandes, alto el, me ha dicho: Lady Low, jiau jiau. Lo ibamos a buscar mas tarde para que se midiese con Rebeca pero bueno. (Rebeca: lo que faltaba que un tailandés me llame a mí pequeña).
Y asi llegó el día de la excursión.
Sigue Rebeca:
Día 8: Chiang Mai-Chiang Rai- Triángulo de oro-Chiang Mai
A las 7h de la mañana nos han recogido los de la excursión para juntarnos con el resto del equipo. Como por la noche cogíamos un tren hacia el sur, hemos llevado con nosotros las mochilas y no nos han puesto ningún inconventiente. Sólo nos ha dicho que habíamos pagado un precio muy barato por la excursión y que no se lo dijésemos a los otros viajeros.
En la excursión nos juntamos un total 14 personas, 12 turistas, más el guía y el conductor. Aquello parecía la torre de babel: dos franceses, dos italianas, dos amigas alemanas, un matrimonio de inglés y filipina, Alex y Rebeca, y dos personas que iban solas: un indonesio con el que hablamos un rato y una alemana que parecía no tener más de 18 años con 40 kilos de peso, un bolso de charol rosa en forma de corazón y unas zapatillas de las que dan en los hoteles al menos cinco números más que el suyo. Eso sí, tenía todo el pasaporte lleno de sellos porque debía estar dando la vuelta al mundo (qué cabrona). Muy peculiar ella. Y es que nos ha llamado la atención la cantidad de viajeros que van solos por Tailandia. Por un lado están los típicos europeos que sabes a lo que van y que dan un poco de asquito y luego muchos jóvenes tanto chicos como chicas que van por libre. Así que tanto que nos decían a nosotros por lo menos vamos 2.
En fin, la excursión muy chula. Visitamos un géiser (Mae Khajan hot springs ) donde coincidimos con unos leridanos que ya habíamos visto antes y nos dijeron que iban a estar un mes entero por Tailandia, el White Temple (muy curiosa su historia), visita al triángulo de oro (formado por Tailandia, Laos y Myanmar), viaje en barco hasta Laos, comida, visita al mercado de Mae Sai en la frontera de Myanmmar y visita a la tribu Karen (de las mujeres jirafa). Esta última excursión no la habíamos contratado pero también nos la incluyeron, por eso lo del precio barato.

Destacar de los tailandandeses que son muy majos. Salvo cuando te quieren vender algo o llevar en tuk tuk que son un poco cansinos, por lo demás muy serviciales y amables. La limpieza también es una de sus cualidades. En los trenes que hemos cogido iban barriendo de vez en cuando, recogiendo los papeles y a la llegada a la estación limpiaban el tren por fuera con jabón y agua a presión. Todo lo ponen en bolsitas (cosa que no me parece muy bien, peo en fin). Compras un helado: lo meten en una bolsita; a veces hasta los refrescos los metes en bolsa. Y todo lo toman con pajita. Muy finos ellos. Y mucho hielo picado, lo cual se agradece.

A la vuelta en el mini-bus fuimos a velocidad vertiginosa y dando botes porque no teníamos cinturones de seguridad, pero el guía nos dijo que llegaríamos a coger el tren a las 21h y así fue, a las 20:30h estábamos en la puerta de la estación. Muy majos todos.
Después nos esperaban 10 horas de viaje hasta Ayuthaya con un montón de adolescentes que cogían el tren para ir a estudiar a la ciudad y en asientos de 2ª porque era un tren express y no había literas. Una paliza, pero llegamos al destino enteritos. Nos estamos ganando a pulso el masaje tailandés.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Día 5- Chiang Mai

Estamos vivos. Ese es el resumen del día 5. Hemos comenzado el día con un desayuno contundente a base de zumo de naranja, huevos revueltos, tostadas con mantequilla y mermelada y un café. Los horarios de comidas los llevamos un poco descontrolados así que mejor empezar con fuerza.
Hemos alquilado una moto para todo el día con la que hemos hecho una excursión hasta Doi su thep, un templo a unos 15 km de Chiang Mai. Un poco locura teniendo en cuenta cómo conducen por aquí, aunque después de verles a cuatro en un moto, con niños, sin casco, conduciendo por el carril contrario y hablando con el móvil, la locura se relativiza. Alex se ha hecho pronto con la moto y le ha cogido gusto porque parecía un tailandés. Pero la cuestión es que pese a las curvas de la carretera hemos llegado bien. Allí ha caído un chaparrón un poco grande y hemos tenido que esperar a que se pasase para bajar con la moto. En Doi Su thep hemos vuelto a coincidir con Marcos e Iván, los madrileños del viaje en tren que nos han contado sus experiencias por la ciudad. El templo tiene unos 300 escalones para subir y según Marcos debió de salir en Pekín Express, pero yo no me acuerdo, De todos modos no ha sido para tanto,aunque en la bajada llovía y había que ir con cuidado. 

Queríamos hacer otra excursión a ver los leones pero se nos hacía tarde y teniendo en cuenta que aquí oscurece mucho antes que en España por estas fechas, hemos preferido comer tranquilamente y quedarnos por el centro de Chiang Mai. Hemos ido a recoger la ropa que por la mañana habíamos dejado en una sastrería para lavar y planchar. Un kilo y 600 gramos (uhh, how much! cómo ha dicho el de la tienda) de ropa limpia y planchadita por 80 baths (algo menos de 2 €), el mejor dinero invertido del viaje, y qué bien huele!!
Por la tarde hemos visitado el templo principal de la cuidad (será por templos) y al volver al hotel nos hemos dado un baño en la piscina que nos ha sentado de lujo, después de tanta humedad y el sol de por aquí que pica mucho. Alex está rojo como un tomate, sobre todo en la frente en la zona que se rapó el pelo.
Para finalizar el día hemos dado una vuelta por el bazar nocturno y hemos tomado una Chang, cerveza de por aquí que está muy rica (rectifico la información de ayer, las cervezas grandes son de 750 ml!!) en un bar con música en directo donce un grupete de 4 tailandeses y un occidental cantaban canciones de guns & roses, AC DC y otros. La verdad que lo hacían genial.

Hemos decidido que alargaremos nuestra estancia aquí y nos quedaremos una noche más. Este sitio está muy bien y nos quedan aún cosas por ver. Mañana contrataremos una excursión para el domingo y probablemente esa noche partamos de nuevo hacia el sur.
Os dejo ya que Alex está dormido, aunque ha empezado a hablar solo y no le entiendo.
Hermanos, mañana intentaremos conectarnos por skype desde el hotel sobre las 19h (hora española) si podéis ya estaréis conectados.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Día 3 y 4, Bangkok-Chiang Mai

Seré breve porque después de escribir un rollete no se me ha guardado.
Estamos en Chiang Mai. Hemos llegado esta mañana en un tren nocturno desde Bangkok. El viaje ha sido más llevadero de lo que esperábamos porque coincidimos con dos madrileños con los que estuvimos tomando unas cervezas de medio litro cada una y echando unas risas, hasta que el camarero del vagón restaurante nos echó. Nos  contaron que venían de Camboya y que allí había mucha más pobreza que en BKK y mucha prostitución, entre otras cosas.
 Nota: El tren de la muerte.

Al llegar aquí hemos buscado alojamiento y ahora estamos mucho más relajado después del bullicio de la capital. Mañana nos iremos de excursión a algún sitio que está pordecidir.
Como curiosidades y siendo breve, Alex causa sensación por aquí. Le hacen fotos chicas, chicos y chacos. Se ven muchos lady boys y a veces resulta complicado diferenciar quién es chico o chica. Por si fuera poco, hasta le ofrecen a Alex entrar a garitos nocturnos estando yo a su lado.
Estamos disfrutando mucho de la comida con todos sus sabores aunque debemos calibrar el picante que aquí es mucho más fuerte. Ayer nos dimos un capricho de comida japonesa que también abunda por aquí.
Bueno  nos vamos a turistear un rato.
Rebeca y Alex

martes, 30 de agosto de 2011

Dia 2, Bangkok

Gong!!!! segundo asalto en Bangkok. Hoy ha sido brutal. Unas 14 horas fuera del hotel. Cuantas cosas hemos visto y aprendido. De las segundas nos quedamos con una: tras casi 11 anos (no culos eh?) de relacion, Rebeca suda!!!!

Por la manana hemos visitado el Gran Palacio y Wat Phra Kaeo. De las dos me quedo con el Wat Phra, mucho mas bonito que el segundo. Con su campana de oro tan espectacular presidiendo la zona superior, sus estatuas rodeando cada estancia, su mural rodeando toda la zona con imagenes pintadas al minimo detalle. Y como no, como en toooodos nuestros viajes: encueeeeeeeeeeestaaaaaaaaaaaa. Esta vez de unas universitarias Tailandesas. La foto abajo.





Mas tarde nos hemos pasado por el Wat Po. Ahi el buda tumbado nos ha dejado con la boca abierta. En este Wat tambien estaba en Wall Street Institute de los masajes, que nos ha tentado, pero todo llega.....

Por la tarde despues de comer unas bolas picantes de carne asesinas y una bandeja de sushi callejero viajero en una parada de autobus, hemos hecho la turistada del dia. Visitar la Kaosan Road, ciudad de vacaciones Marina Dor de los mochileros. Buff que os puedo decir de esta calle: id.

Ya para terminar hemos estado en el MBK, que es como Gran Casa pero a lo bestia. Mas que nada para enlazar ahi con el Sky Train e ir para el hotel y cenar.

Hoy hemos montado en tuk tuk. Twice. El primero un tipo majo que casi nos estrella con otro tuk tuk pero ha sido simpatico. El segundo era mas feo, pero tambien majo. Se ha intentado esforzar para decir Espana. Asi que nos lo hemos traido en la mochila. Dice que quiere montar una empresa de taxis en Zaragoza.

Asi que nada, manana mas. Se despiden los walking dead.... porque hemos llegado, mueeeeeeeeeeeeeeeertos.

A&R

lunes, 29 de agosto de 2011

Dia 1, Bangkok

Bueno bueno bueno. Despues de un viaje bastante tranquilo en un 747, hemos aterrizado en Bangkok, La Ciudad de los Angeles. Nublado! bieeeen, no hara calor. Maaaal, que humedad la ostia. Y eso que en el trayecto en el tren que nos ha llevado al centro se iba fresquito. Pero al salir, ay al salir. A mano abierta nos ha azotado la mal parida, triple hijadeputa, como diria un colombiano. Buscando el hotel, busca busca perrito, y despues de encontralo, ducha, dormir y a patear:

Hoy hemos estado en el barrio Chino. Hemos visitado El Golden Buda, una estatua en oro, la mas grande del mundo mundial. El intorno, espectaculare. Se respiraba calma y paz interior, cosa que ha cambiado cuando hemos entrado en Chinatown.



Olores mezclados de caca, fideos, col y demas ingredientes que han hecho de la visita una delicia. Tras andar por ahi cuatro o cinco horas, hemos decidido comer, que casi se nos olvida. El lugar un chino. Rico, rico. Barato, barato. Eso si, el arroz con verduras y ajo que me he comido igual se viene conmigo en el avion. Menos mal que estoy cauto y no beso a Rebeca para no ofender a los paisanos. 

Luego por la tarde nos hemo querido subir a un tuk tuk para ir al mercado de Patpong pero 100 THB queria. Sera hijo de la gran. Asi que al metro, con aire y al mercadito. Habia de todo, pero no hemos comprado nada de momento. Copias de cualquier marca y chicas de todos los tamanos se dejaban ver entre las puertas de los garitos. Ha estado entetenido pero nos hemos ido prontito para descansar, que manana nos toca paliza. Paliza, que maravilla. De Bizak.

Y por el momento nada mas, solo decir que este ordenador no tiene ene, digo ene, digo ene, y que tampoco acentos, pero como no uso de eso. Y tambien decir que Rebeca esta bien, cansada pero bien, y Alex tambien. Para que no se preocupen las familias.

sábado, 27 de agosto de 2011

Viaje a Tailandia

Terminando de cargar nuestras mochilas para salir en unas horas dirección Madrid y comenzar nuestros vuelos. Serán cerca de cuatro horas hasta llegar a Barajas y ahí subir al primer avión, sobre las 8:00, destino Amsterdam.

Va a ser nuestro viaje mas largo, y otra vez me voy a tener que comer la angustia de subir al avión. No lo soporto. Desde nuestro viaje a Buenos Aires tengo pánico a volar. Ahí tuvimos un meneo pasando por Brasil que acabó con un café del pasajero de detrás en mi espalda. O como cuando en el vuelo a Estambul, pensé que el motor de nuestro lado se había parado y mirando a Rebeca dije: ¡el motor se ha parado!... Sin comentarios.

Intentaremos contar un poco nuestro viaje dia a dia, que luego los recuerdos muchas veces se los lleva el tiempo. Y aquí en Zaragoza con el cierzo, vuelan mas lejos.

Saludos,

A&R