domingo, 22 de septiembre de 2013

Las mochilas se tatúan.

Hemos tatuado a las mochilas con las banderas de los tres paises en los que han estado. Esperamos que sean muchos más. De momento a guardarlas en el trastero hasta próxima aventura.



Mini en Italia


Mini visto en Roma, el 5 de marzo de 2013.

Mini en Francia


Mini visto en París, el 31 de diiciembre de 2012.

Mini en Malasia




Mini en Georgetown, Malasia. Visto el 30 de agosto de 2013.

Vespa en Malasia


Vespa vista en Georgetown, Malasia, el 31 de agosto de 2013.

Vespa en Singapur



Vespa vista en Singapur, el 24 de agosto de 2013.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Día 15 - vuelta a España

El camino de vuelta ha sido un poco largo. A la llegada a Dubai teníamos una escala de 6 horas y pretendíamos salir a dar una vuelta en taxi por la ciudad. Pero estábamos realmente cansados porque habíamos dormido poco en el vuelo anterior y hemos llegado de madrugada. Esto unido a que el aeropuerto de Dubai es uno de los que más tránsito tiene a cualquier hora y el retraso que podemos tener en inmigración nos lleva  a quedarnos vagando por el inmenso aeropuerto que nunca duerme.
Cambiamos al tercer tipo de moneda (dirham) en un día para comernos una hamburguesa en el Mc. Donalds. Alex consigue dormirse en un asiento extendido. Yo deambulo y observo a la gente con la que me cruzo. Cómo me gustan los aeropuertos llenos de historias, de vidas!



Embarcamos en el último avión del viaje y nuestros asientos son bastante cómodos porque hemos elegido los destinados a las cunas, por lo que tenemos más espacio delante para estirar las piernas. 
Mi compañera a la izquierda, una chica coreana que va a estudiar a Madrid. El compañero de Alex es un chico de Valencia con el que hablamos durante casi todo el vuelo y nos cuenta su odisea de viaje a Hong Kong.

Por fin llegamos a Madrid. Mochilas a consigna y a degustar un café bien cargadito y unos mugis!! Qué bien se está por Madrid, sin humedad. Pero ya empiezo a echar de menos el trato amable de la gente asiática, que te dedican una sonrisa en cualquier momento.

Una vueltecita por la capital y el AVE a Zaragoza, donde nos espera la familia.


Qué gran viaje y qué gran país! Ahora toca poner en orden los recuerdos pero la vuelta a la rutina y los nuevos proyectos en mente me ocupan el tiempo así que tendré que posponerlo un poco.
Ha sido un país realmente cómodo para viajar y también he notado que mi compañero de viaje se ha vuelto más aventurero, o quizás sea la familiaridad con el continente asiático que nos permite movernos con más facilidad. 

Singapur, Malasia os echaré de menos :(




Otro día publicaré una entrada sobre algunas curiosidades del país, para recordarlo cuando vuelva a leerla.

Hasta el próximo viaje!

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Día 13 y 14 Langkawi - Singapur

Ayer fue nuestro último día. Como teníamos alquilada la moto hasta mitad de tarde aprovechamos para ir a otra playa y por fin encontramos una calita con agua limpia, arena blanca, selva al fondo y estábamos tan a gusto hasta que vino un grupo grande de niños y padres. Aunque era muy gracioso ver a los niños disfrutar del mar.

Por la tarde dimos una vuelta para comprar algunos regalos y preparar las cosas para el viaje de vuelta.

Hoy cogíamos un vuelo desde la isla de Langkawi hasta Singapur. Al subir al taxi que nos llevaba al aeropuerto, el taxista nos ha preguntado si llevábamos todo. Parecía premonitorio. Y nosotros contentos le hemos dicho que sí.

Al llegar a la fila para facturar me he dado cuenta de que no llevábamos el portátil. Menuda he montado. Me ha entrado la llorera y todo porque ´guardo aquí todas las fotos y las voy borrando de la cámara. Al final gracias a la chica de la oficina de turismo y al personal del hotel nos han traido el portátil hasta el aeropuerto y he respirado tranquila.

En Singapur hemos paseado por Chinatown y hemos ido a ver al Merlion, un poco feo pero curioso.

Ahora ya en el aeropuerto esperando a coger el vuelo Singapur-Dubai.

Pronto nos vemos en España!






Menudo botijoooo

Ay qué chorrazo más ricoooo.

martes, 3 de septiembre de 2013

Felicidades Raúl!!!

Hola Raúl,

Aunque estamos un poco lejos de Bujaraloz no nos olvidamos de que hoy es tu cumpleaños. Ya nos hemos enterado que vas a celebrar el cumple en las piscinas así que ya estarás por allí pasándolo muy bien.

Te habíamos preparado un vídeo pero no podemos subirlo :(  De todos modos ¡¡¡¡muuuuchas felicidades!!!!!!

Mira este es un mapa del mundo para que veas donde estamos. Tú estás en la A y nosotros en la B
 

Como sabemos que te gustan mucho los animales te mandamos algunas fotos de algunos que nos hemos encontrado por aquí.
 
Alex atacado por un tiburón

Un gato, Alex y un ratón


Gatos y Rebeca



caracol gigante

una serpiente!!




El dragón


mono quitando la etiqueta de la botella

Como cumples siete años,tú y todos los niños que han nacido ese año sois el perro en el horóscopo chino. Nosotros somos el caballo. Sois buenos, cariñosos y un poco cabezotas,jeje.


Feliz cumpleaños y que cumplas muchos más!!! Nos vemos pronto, muchos besosss

Días 11 y 12 en la isla de Langkawi


Por la mañana cogemos un ferry que nos llevará desde la isla de Penang a la isla Langkawi todavía más al norte en la costa oeste de Malasia. Esta isla está rodea de otras muchas más pequeñas y eso fue lo que la protegió del tsunami de 2004. Estamos cerca del sur de Tailandia e incluso se organizan excursiones allí.

Estuvimos dudando hasta al final si venir a esta isla o ir a las Perenhitians, dos pequeñas islas en la costa este de Malasia que muchos dicen son el paraíso. De hecho Diane se iba allí este fin de semana. Pero no podíamos reservar alojamiento por adelantado y estaba más lejos para volver a Singapur. Además no sé si hubiésemos aguantado 3 días tirados a la bartola sin hacer nada más que descansar J.

Al final optamos por Langkawi que tiene más cosas para ver aunque sus playas sean menos espectaculares.

Llegamos cerca de las 12h al hotel que está bastante alejado del centro en medio de un parque natural. No me gusta mucho porque es una especie de resort y nunca me han gustado los resorts pero ya que estamos aquí no me voy a quejar. Estamos justo al lado del Cable Car, la mayor atracción de la isla.

Comemos y por la tarde subimos al cable car. Realmente impresionante. Vas subiendo por tramos y había ratos que te quedas en suspensión rodeado de la inmensa selva, buff da miedo hasta respirar. Subimos 700 m y arriba las vistas de la isla son increíbles.


 


 
Al bajar nos vamos a inspeccionar la playa más cercana y después un baño en la piscina para nosotros solos que nos sienta muy bien.

Cuando salimos a cenar oh, sorpresa. Son las 20h y está todo cerrado así que castigados sin cenar, nos tomamos un café con leche y dos galletitas saladas que teníamos aún del vuelo.

Por la noche llueve muchísimo y es que comienzan la época de monzones por este lado. Sólo espero que al día siguiente no llueva mucho. En la habitación oímos monos y demás sonidos de la selva.

Día 12

Madrugamos y como por aquí tampoco se madruga mucho, sigue todo cerrado. Compramos un par de bollitos en una tienda para desayunar y recogemos la moto que habíamos alquilado en el hotel para movernos por la isla. No es tan bonita como la Vespa pero hace su papel.

Subimos a ver una catarata y tras 638 escaleras de subida el baño allí es una bendición!

En este día visitamos un total de 2 cataratas y 3 playas. Las playas son bonitas por el paisaje que las rodea y arena blanca pero el agua está muy caliente y no muy limpia, supongo que debido a las tormentas.
 
 

A las 12:30h comemos a comer en un puestecillo de carretera y un hombre allí se pone a hablar con nosotros. Nos dice que ayer estuvo en España (¿?). Después nos explica que estuvo viendo el partido Barça-Celta de Vigo. Nos pregunta cómo está el país por la crisis, si está como Grecia. Crisis? Ya no recordábamos esa palabra. Le decimos que la situación es un poco mejor que en Grecia, o eso esperamos a la vuelta.

Visitamos las otras dos poblaciones de la isla, Kuah y Cenang. Esta última está repleta de sitios para cenar y puestos de souvenirs como un sitio de playa al estilo español.

Esta isla tiene como peculiaridad que es duty free, como Andorra, y nos sorprende entrar a un centro comercial y ver a la gente como loca comprando chocolate, como en Andorra,jajaja. Por cierto, aquí se vende Ferrero Rocher todo el año con el calor que hace! Comprobamos qu el alcohol y el tabaco no son nada baratos, quizás lo sea para ellos en comparación con el resto del país, pero para nosotros son precios como España o incluso un poco más.

Después de cenar vemos que empieza a caer relámpagos a lo lejos y cogemos rápidamente la moto para volver al hotel. Estamos a unos 20km y nos da miedo que nos coja lluvia pues empieza a gotear un poco.
Alex va bastante tranquilo y como nota que voy muerta de miedo me dice que no me preocupe que no dejará que me pase nada. Yo pienso que si nos paramos en algunos de los tramos en los que todo es oscuro y casi no se ve vegetación porque se junta por encima de los dos lados de la carretera los animales de la selva nos devorarán. Lo único que me consuela es que tenemos una linterna y al menos podríamos ver al bicho que nos atacase.

Por fin, después de 13h volvemos al hotel y eso que nuestro propósito era descansar estos 3 días.

Sólo sé que con la intensidad de estos días y las emociones vividas en este viaje podría pasar el resto del año sin hacer nada y viviendo a base de recuerdos. 

sábado, 31 de agosto de 2013

Días 9 y 10 en isla de Penang

Estos días los hemos pasado realmente bien en la isla de Pinang. La isla está unida a la península de Malasia por un puente (el segundo más largo de Asia) y Georgetown es una de sus poblaciones.
 
El día  9 lo dedicamos a recorrer a pie varios sitios importantes de Georgetown el fuerte Cornwallis, ayuntamiento, templos budistas,... el pueblo tiene su encanto no sólo por los edificios coloniales, también por las diferentes expresiones de arte que puedes encontrarte en la calle y por su excelente gastronomía como nos explicó Joyce antes de venir. Existe una guía con los principales platos que puedes degustar aquí.
 

 




 
Por la tarde llevamos otra vez ropa a lavar y contratamos el ferry que nos llevará al siguiente destino. Tanteamos el precio en distintos puestos que alquilan motos.
 
Por la noche vamos a un mercado nocturno con un montón puestos para comer y mesas en el centro. Además hay un escenario y mientras cenamos escuchamos las canciones, la mayoría en inglés, que van cantando los chicos de la orquesta malaya. El ambiente no puede ser mejor y nos ponemos melancólicos por lo bien que estamos aquí. Nos damos el capricho de una cerveza japonesa (que aquí es bastante cara en relación al precio de la comida) acompañada de sushi y un plato de fritura japonesa para Alex. De postre dos ricos white coffee ice con dos trozos de tarta de queso exquisita.
 
 
 
Antes de volver al hotel vamos a una tienda donde alquilan motos en la que habíamos preguntado previamente. Las motos se ven muy nuevas y aunque es un poco más caro que en otros sitios nos ha gustado más. Además tienen una Vespa roja nuevecita, sólo con 80 km. La diferencia con respecto a las otras scooter que alquilan son 3 euros así que nos damos el capricho. Los dueños del sitio nos empiezan a hacer un montón de preguntas y nos insisten en que tengamos mucho cuidado. Al día siguiente es la fiesta nacional y habrá mucho tráfico. Les decimos que no se preocupen.
 
En el hotel preparamos la ruta para el día siguiente.
 
Día 10
 
Hoy es la festividad nacional de Malasia por lo que intuímos que vamos a encontrar mucho jaleo en la calle.
 
Madrugamos para no encontrar mucho tráfico. A las 9h llegamos al templo de la serpiente, donde se supone hay serpientes que se mueven con total libertad por el templo. Sólo vemos una real con la que te puedes hacer foto (ni se nos ocurre), las demás son de broma pero atraen al público.
 
Damos un paseo en moto por la isla hasta el siguiente destino. El recorrido en moto ya es un atractivo en sí por la vegetación inmensa que nos rodea. Subimos bastante alto y nos encontramos bastantes ciclistas. Eso sí es esfuerzo.
Nos damos cuenta que somos una atracción para todos por la bonita Vespa que llevamos. Incluso en un semáforo una pareja que va en mini nos dice que les gusta la moto y nosotros les decimos lo mismo de su coche, así que nos proponen cambiarlo :-)
Visitamos el templo de Kek Lok Se. Nos cuenta un poco encontrarlo, pero no importa. Preguntamos y todo el mundo nos indica amablemente. La gente Este templo es el templo budista más grande del sudeste asiático. Nos impresiona lo grande que es y nos gusta mucho.

 
 
 
 

 
 
Como se avecina tormenta por lo alto de la isla, descartamos subir a la colina y vamos a ver la zona de playa de Batu Ferringgi. Sólo nos acercamos a dar un paseo porque no llevamos bañador y son las 3 de la tarde. La arena arde y el agua está bastante caliente. El tsunami de 2004 de Pukhet también afectó a esta zona. Comemos allí y después nos vamos a ver la mezquita flotante.
 
 
 
Como en otras mezquitas, el "encargado" de allí es muy amable con nosotros y nos cuenta sobre esta mezquita que se construyó en 2002.  Incluso nos ha dejado pasar al interior de la mezquita cuando estaban rezando y eso que las mujeres estaban aparte.  Nos explica que no resultó afectada por el tsunami porque la ola que se formó descendió cuando llegó a la altura de la mezquita para luego volver a crecer tras su paso. Me ha parecido muy bonita, sobre todo por lo especial de su ubicación en la orilla del mar y cómo está construida.
 

 
 
Agotados de todo el día volvemos al hotel a descansar y por la noche cenamos en el mismo sitio del día anterior como despedida de este lugar en el que tan a gustonos hemos estado. Ha sido un día en el que hemos disfrutado muchísimo. Nos llevamos un buen recuerdo de este lugar y de su gente que tan bien está tratando.
 
Mañana partimos en ferri a la isla de Langkawi un poco más al norte y muy cerca de Tailandia. Esperemos que deje de llover.
 

jueves, 29 de agosto de 2013

Día 7 y 8 Cameron Higlands - Georgetown

El día 7 cogemos un autobús a las 9:30h rumbo a Cameron Higlands, pero tardamos más de media hora en salir porque faltaban unos pasajeros. Aquí la vida se la toman sin prisas y ya hemos visto muchos ejemplos de este tipo, así que mejor resignarse y esperar. El trayecto dura 4 horas y durante el viaje nos ponen la película de Rambo II y Rambo III. Nos acordamos de Dani viendo la primera. En la segunda me duermo. Cuando despierto queda 1 hora de viaje y ya estamos subiendo por la montaña. Es una carretera llena de curvas y busco a quién pedirle una bolsa de plástico en caso de necesidad. Hago como Rambo y pienso "no hay dolor, no hay dolor" y consigo controlar mi estómago.
Al llegar a la estación de bus está lloviendo. Compramos el billete para el día siguiente a nuestro nuevo destino y mientras hacemos tiempo Alex juega con un niño musulmán. Es muy simpático a pesar de que Alex no para de tocarle la cabeza.
 
 
 
Comemos y vamos al pueblecito donde tenemos el hotel. Cameron Higlands es una zona de montaña a 200 km de KL en donde las temperaturas son más bajas y bastante turística. Nos recuerda a Villanúa o Jaca. Debido al clima y a su tierra es una buena zona para cultivar fresas, y sobre todo té.  
 
Por la tarde llueve durante bastante rato y quedamos atrapados bajo un porche hasta que podemos volver al hotel.
 
Vemos el pronóstico del tiempo para el día siguiente y por la mañana no llueve. A las 12 tenemos que dejar el hotel y a las 12h nos recogerá una mini van para llevarnos a Georgetown. Así que decidimos madrugar para hacer un trekking hasta los campos de té. Por aquí hay varias rutas de trakking y tours contratados que te llevan a visitar las granjas de fresas, de abejas, de mariposas,...pero no tenemos tiempo.
 
 
 
Comienza la ascensión a las 7:15h de la mañana. Por el camino todos los lugareños se sorprenden de vernos y cuando vamos por la mitad un hombre nos dice que llevamos un largo camino; nos ha visto desde su coche. A pesar de que es cuesta arriba la temperatura es buena y el paisaje todo lleno de vegetación hace el camino más ameno. Un par de personas más se paran a preguntarnos desde dónde venimos andando. La gente de Malasia es muy amable y como todos saben inglés, enseguida se ponen a hablar con nosotros. La verdad resulta un país muy agradable para moverte gracias a su gente.
 
 
 
 
Cuando ya nos queda poco para llegar un trabajador de la empres Boh Tea nos para y dice que subamos, Al menos nos hemos evitado el último tramo. Abren justo cuando llegamos y vemos el museo y la fábrica donde se hace el té. De recompensa dos tés verdes con tarta de mantequilla con vistas a los campos de té. Lástima que no haga sol porque aún sería más bonito.
 
 
 
Para volver pensamos coger un taxi pero nos damos cuenta que todos los que suben contratan el taxi también para bajar. Con el tiempo justo empezamos a bajar por el camino y a tramos vamos trotando. Por fin, cuando sólo quedan dos km baja un taxi vacío que previo regateo nos lleva hasta el hotel.
Una ducha caliente (parece mentira que estemos en Malasia) y dejamos las mochilas en el hotel para ir a comer.
 
Comemos en un indio unos roti que ya habíamos probado con Joyce y nos gustó. Se trata de una especie de pan como de tortitas acompañado de un guiso con patata y salsa picante. De bebida un agua y un té frío al limón muy rico. Con todo la cuenta asciende a 1,6 €. Comer y beber aquí nos resulta aún más barato que en Tailandia.
 
Pasadas las 14h nos recoge el conductor de la mini van junto con una pareja de franceses para llevarnos a Georgetown en un recorrido de otras 4 h. El primer tramo es curvas y me duermo a ratos. Llegando a nuestro destino el conductor nos cuenta sobre su vida y un poco sobre nuestro destino. El francés dice que España es un país bonito, no le fata razón ;-)
 
 
 
En Georgetown estaremos 3 días. Por la tarde, salimos a pasear un poco y hacer la primera toma de contacto con la nueva ciudad. Su centro ha sido declarado patrimonio de la UNESCO.   Vemos muchos edificios coloniales muy bonitos y la presencia de los cuatro principales religiones que conviven aquí, chinos, musulmanes, hindúes y cristianos, pero esta historia ya será para otro día.



Nuestro hotel.

Arte en la calle.

Templo chino