sábado, 31 de agosto de 2013

Días 9 y 10 en isla de Penang

Estos días los hemos pasado realmente bien en la isla de Pinang. La isla está unida a la península de Malasia por un puente (el segundo más largo de Asia) y Georgetown es una de sus poblaciones.
 
El día  9 lo dedicamos a recorrer a pie varios sitios importantes de Georgetown el fuerte Cornwallis, ayuntamiento, templos budistas,... el pueblo tiene su encanto no sólo por los edificios coloniales, también por las diferentes expresiones de arte que puedes encontrarte en la calle y por su excelente gastronomía como nos explicó Joyce antes de venir. Existe una guía con los principales platos que puedes degustar aquí.
 

 




 
Por la tarde llevamos otra vez ropa a lavar y contratamos el ferry que nos llevará al siguiente destino. Tanteamos el precio en distintos puestos que alquilan motos.
 
Por la noche vamos a un mercado nocturno con un montón puestos para comer y mesas en el centro. Además hay un escenario y mientras cenamos escuchamos las canciones, la mayoría en inglés, que van cantando los chicos de la orquesta malaya. El ambiente no puede ser mejor y nos ponemos melancólicos por lo bien que estamos aquí. Nos damos el capricho de una cerveza japonesa (que aquí es bastante cara en relación al precio de la comida) acompañada de sushi y un plato de fritura japonesa para Alex. De postre dos ricos white coffee ice con dos trozos de tarta de queso exquisita.
 
 
 
Antes de volver al hotel vamos a una tienda donde alquilan motos en la que habíamos preguntado previamente. Las motos se ven muy nuevas y aunque es un poco más caro que en otros sitios nos ha gustado más. Además tienen una Vespa roja nuevecita, sólo con 80 km. La diferencia con respecto a las otras scooter que alquilan son 3 euros así que nos damos el capricho. Los dueños del sitio nos empiezan a hacer un montón de preguntas y nos insisten en que tengamos mucho cuidado. Al día siguiente es la fiesta nacional y habrá mucho tráfico. Les decimos que no se preocupen.
 
En el hotel preparamos la ruta para el día siguiente.
 
Día 10
 
Hoy es la festividad nacional de Malasia por lo que intuímos que vamos a encontrar mucho jaleo en la calle.
 
Madrugamos para no encontrar mucho tráfico. A las 9h llegamos al templo de la serpiente, donde se supone hay serpientes que se mueven con total libertad por el templo. Sólo vemos una real con la que te puedes hacer foto (ni se nos ocurre), las demás son de broma pero atraen al público.
 
Damos un paseo en moto por la isla hasta el siguiente destino. El recorrido en moto ya es un atractivo en sí por la vegetación inmensa que nos rodea. Subimos bastante alto y nos encontramos bastantes ciclistas. Eso sí es esfuerzo.
Nos damos cuenta que somos una atracción para todos por la bonita Vespa que llevamos. Incluso en un semáforo una pareja que va en mini nos dice que les gusta la moto y nosotros les decimos lo mismo de su coche, así que nos proponen cambiarlo :-)
Visitamos el templo de Kek Lok Se. Nos cuenta un poco encontrarlo, pero no importa. Preguntamos y todo el mundo nos indica amablemente. La gente Este templo es el templo budista más grande del sudeste asiático. Nos impresiona lo grande que es y nos gusta mucho.

 
 
 
 

 
 
Como se avecina tormenta por lo alto de la isla, descartamos subir a la colina y vamos a ver la zona de playa de Batu Ferringgi. Sólo nos acercamos a dar un paseo porque no llevamos bañador y son las 3 de la tarde. La arena arde y el agua está bastante caliente. El tsunami de 2004 de Pukhet también afectó a esta zona. Comemos allí y después nos vamos a ver la mezquita flotante.
 
 
 
Como en otras mezquitas, el "encargado" de allí es muy amable con nosotros y nos cuenta sobre esta mezquita que se construyó en 2002.  Incluso nos ha dejado pasar al interior de la mezquita cuando estaban rezando y eso que las mujeres estaban aparte.  Nos explica que no resultó afectada por el tsunami porque la ola que se formó descendió cuando llegó a la altura de la mezquita para luego volver a crecer tras su paso. Me ha parecido muy bonita, sobre todo por lo especial de su ubicación en la orilla del mar y cómo está construida.
 

 
 
Agotados de todo el día volvemos al hotel a descansar y por la noche cenamos en el mismo sitio del día anterior como despedida de este lugar en el que tan a gustonos hemos estado. Ha sido un día en el que hemos disfrutado muchísimo. Nos llevamos un buen recuerdo de este lugar y de su gente que tan bien está tratando.
 
Mañana partimos en ferri a la isla de Langkawi un poco más al norte y muy cerca de Tailandia. Esperemos que deje de llover.
 

jueves, 29 de agosto de 2013

Día 7 y 8 Cameron Higlands - Georgetown

El día 7 cogemos un autobús a las 9:30h rumbo a Cameron Higlands, pero tardamos más de media hora en salir porque faltaban unos pasajeros. Aquí la vida se la toman sin prisas y ya hemos visto muchos ejemplos de este tipo, así que mejor resignarse y esperar. El trayecto dura 4 horas y durante el viaje nos ponen la película de Rambo II y Rambo III. Nos acordamos de Dani viendo la primera. En la segunda me duermo. Cuando despierto queda 1 hora de viaje y ya estamos subiendo por la montaña. Es una carretera llena de curvas y busco a quién pedirle una bolsa de plástico en caso de necesidad. Hago como Rambo y pienso "no hay dolor, no hay dolor" y consigo controlar mi estómago.
Al llegar a la estación de bus está lloviendo. Compramos el billete para el día siguiente a nuestro nuevo destino y mientras hacemos tiempo Alex juega con un niño musulmán. Es muy simpático a pesar de que Alex no para de tocarle la cabeza.
 
 
 
Comemos y vamos al pueblecito donde tenemos el hotel. Cameron Higlands es una zona de montaña a 200 km de KL en donde las temperaturas son más bajas y bastante turística. Nos recuerda a Villanúa o Jaca. Debido al clima y a su tierra es una buena zona para cultivar fresas, y sobre todo té.  
 
Por la tarde llueve durante bastante rato y quedamos atrapados bajo un porche hasta que podemos volver al hotel.
 
Vemos el pronóstico del tiempo para el día siguiente y por la mañana no llueve. A las 12 tenemos que dejar el hotel y a las 12h nos recogerá una mini van para llevarnos a Georgetown. Así que decidimos madrugar para hacer un trekking hasta los campos de té. Por aquí hay varias rutas de trakking y tours contratados que te llevan a visitar las granjas de fresas, de abejas, de mariposas,...pero no tenemos tiempo.
 
 
 
Comienza la ascensión a las 7:15h de la mañana. Por el camino todos los lugareños se sorprenden de vernos y cuando vamos por la mitad un hombre nos dice que llevamos un largo camino; nos ha visto desde su coche. A pesar de que es cuesta arriba la temperatura es buena y el paisaje todo lleno de vegetación hace el camino más ameno. Un par de personas más se paran a preguntarnos desde dónde venimos andando. La gente de Malasia es muy amable y como todos saben inglés, enseguida se ponen a hablar con nosotros. La verdad resulta un país muy agradable para moverte gracias a su gente.
 
 
 
 
Cuando ya nos queda poco para llegar un trabajador de la empres Boh Tea nos para y dice que subamos, Al menos nos hemos evitado el último tramo. Abren justo cuando llegamos y vemos el museo y la fábrica donde se hace el té. De recompensa dos tés verdes con tarta de mantequilla con vistas a los campos de té. Lástima que no haga sol porque aún sería más bonito.
 
 
 
Para volver pensamos coger un taxi pero nos damos cuenta que todos los que suben contratan el taxi también para bajar. Con el tiempo justo empezamos a bajar por el camino y a tramos vamos trotando. Por fin, cuando sólo quedan dos km baja un taxi vacío que previo regateo nos lleva hasta el hotel.
Una ducha caliente (parece mentira que estemos en Malasia) y dejamos las mochilas en el hotel para ir a comer.
 
Comemos en un indio unos roti que ya habíamos probado con Joyce y nos gustó. Se trata de una especie de pan como de tortitas acompañado de un guiso con patata y salsa picante. De bebida un agua y un té frío al limón muy rico. Con todo la cuenta asciende a 1,6 €. Comer y beber aquí nos resulta aún más barato que en Tailandia.
 
Pasadas las 14h nos recoge el conductor de la mini van junto con una pareja de franceses para llevarnos a Georgetown en un recorrido de otras 4 h. El primer tramo es curvas y me duermo a ratos. Llegando a nuestro destino el conductor nos cuenta sobre su vida y un poco sobre nuestro destino. El francés dice que España es un país bonito, no le fata razón ;-)
 
 
 
En Georgetown estaremos 3 días. Por la tarde, salimos a pasear un poco y hacer la primera toma de contacto con la nueva ciudad. Su centro ha sido declarado patrimonio de la UNESCO.   Vemos muchos edificios coloniales muy bonitos y la presencia de los cuatro principales religiones que conviven aquí, chinos, musulmanes, hindúes y cristianos, pero esta historia ya será para otro día.



Nuestro hotel.

Arte en la calle.

Templo chino




 

martes, 27 de agosto de 2013

Día 5 y día 6 en Kuala Lumpur

A las 8:30h salimos del hotel para comenzar el itinerario recomendado por Joyce. Vamos a coger el metro y coincide con hora punta. Todos los locales acuden al trabajo o estudiar. Se abren las puertas del metro y Alex y yo nos dejamos arrastrar por la gente.Álex entra casi sin tocar el suelo empujado por los pechos de la mujer que va detrás de él,jajaja esto no lo habíamos vivido ni en el metro de Tokio.
 
Visitamos en primer lugar la mezquita nacional. Abre más tarde y aprovechamos para tomar un desayuno musulmán a base de fideos y té con leche y hielo. Esa bebida toma mucho por aquí pero mí no me convence. Es una mezquita muy nueva construida en 1965 y llama la atención su cúpula de 18 puntas que representan los trece estados de Malasia y los 5 pilares del islamismo. Un trabajador de allí nos explica muchos detalles de la mezquita y del islam y se sorprende de que conozcamos tanto de su religión y diferentes mezquitas en otros países. Muy agradable el señor. Su charla nos lleva a una reflexión filosófica-religiosa por la mañana. 
 


Al salir de la mezquita visitamos el museo de arte islámico. A destacar las maquetas de las principales mezquitas del mundo y la historia sobre el peregrinaje a la Meca de los musulmanes. Nos gustó bastante.

Volvemos al hotel a las 11:30h porque hemos quedado con Joyce. Pensábamos ir a comer con ella y luego visitar Batu Caves pero nos recoge con su coche y nos lleva hasta allí. Le estamos muy agradecidos y más aún con el tráfico que hay allí.
Batu Caves es un importante santuario hindú cerca de KL y Joyce nos cuenta que muchos hindúes lo visitan para un festival que se celebra cada año. Hay que subir 272 para llegar a la zona de las cuevas y sortear a los monitos que campan a sus anchas por allí. Vimos como uno le quitaba la botella de agua a un turista. Yo iba hablando con Joyce y la subida se hizo más llevadera.






Comemos en Batu Caves en un restaurante indio y Joyce nos explica en qué consiste qué a plato. Así la comida se saborea mejor. Y qué rico está todo!!! Pasamos un buen rato charlando sobre sus costumbres y las nuestras.

Después Joyce nos lleva a visitar la mezquita de Putrajaya. Nos explica que Putrajaya es una ciudad
construida y en 1995 para albergar todos los organismos gubernamentales. Está todo tan nuevo y tan limpio que parece la película del Show de Truman.
La mezquita de Putra es impresionante. Hay varios autobuses de turistas chinos pero nosotros somos los únicos "western". El encargado de la mezquita nos presta especial atención y nos explica que es la única mezquita rosa del mundo y que fue diseñada por un arquitecto de Malasia pero construida en diversos países islámicos: Egipto, Marruecos, Irán,...





Nos reímos con nuestros trajes de monjes que daban mucho calor.
Damos una vuelta por los alrededores y tomamos un helado de durian para ver si sólo es el olor lo que nos desagrada. A Alex y no le gusta y yo me lo como, no está mal porque al ser helado está suave,  aunque no creo que me gustase la fruta.

Por último, Joyce nos acerca a visitar el templo chino de Thean Hou que es impresionante. Joyce nos explica la historia del templo y nosotros  le bombardeamos con más preguntas, jeje.



 
 A la vuelta coincidimos con todos los que salen de trabajar y nos cuesta entrar el KL porque hay muchísimo tráfico. Joyce nos deja cerca del hotel y nos despedimos con pena porque no tenemos palabras para agradecerle lo que ha hecho por nosotros. Ha sido un día fantástico y lo hemos pasado muy bien con ella.

 Por la noche visitamos las torres Petronas que nos parecen espectaculares!



Día 6

Este día teníamos pensado visitar Melacca, una pequeña ciudad a dos horas de KL, pero no tenemos billete y vamos a la estación de bus equivocada. Decidimos cambiar los planes y quedarnos en KL.
Subimos a la torre Menare que no es tan espectacular con las Petronas pero nos permite contemplarlas y ver una panorámica de toda la ciudad.

un pequeño trocito de KL


A la salida nos perdemos literalmente por la pequeña reserva forestal de Bukit Nanas. 100% de humedad y casi no podemos salir.




Después de un breve chaparrón nos vamos a lavar y secar la ropa a chinatown mientras comemos por allí. Hacemos algunas compras. A las 7 nos reencontramos con Diane. Quedamos en el mismo centro comercial donde cenamos con ella el domingo y que está cerca de su trabajo. Hoy es su cumpleaños y nos invita a tomar un vino y cenar. Nos sentimos fatal porque queríamos comprarle un regalo se nos hizo tarde y no no sabíamos que cogerle y encima ella nos regala dos libros de recetas asiáticas porque le dijimos que nos gustaba mucho cocinar. Qué maja!!
Pasamos una cena muy agradable con Diane y nos despedimos también con pena de ella.

 
 Kuala Lumpur es una ciudad que nos ha gustado mucho y la mezcla de culturas y religiones nos ha cautivado. Pero sin duda nuestras anfitrionas Diane y Joyce nos han hecho pasar los mejores momentos y han hecho que nuestra visita a esta ciudad la recordemos con especial cariño.
Esperamos que pronto vengáis a visitarnos a España!!